Normalmente las suspensiones funcionan de forma óptima durante el primer mes de uso, pero posteriormente el lubricante del propio retén se gasta y el aceite interno de la suspensión no llega a lubricar la parte más exterior del retén y las barras, que además son las partes más afectadas por la suciedad exterior. Manteniendo, las barras y retenes, externa y periódicamente lubricados con Smooth lube, nuestras suspensiones mantendrán la sensibilidad y el tacto de recién compradas, prolongando además su vida útil.

Se trata de un lubrificante inerte, para no afectar a la goma del propio retén; con muy baja tensión superficial y viscosidad, para una penetración excepcional; alto índice de evaporación, para no dejar residuos que atraigan suciedad; inmiscible con la mayoría de materias orgánicas; hidrófobo, para repeler el agua; antiadherente y protector de superficies.